¿Y si construyes un mundo nuevo con tus palabras?